Pastores DescripcionVideosBlog mas recientesenvivo1 zpsc1c16063neww

 

Arrebatamiento de la iglesia

Vivos y muertos en Cristo

I Tesalonicenses 4:13-17; I Corintios 15:51-54, Isaías 42:9 y Deuteronomio 29:29, Apocalipsis 4:1-2  y Efesios 4:30

Tampoco queremos, hermanos, que ignoréis acerca de los que duermen, para que no os entristezcáis como los otros que no tienen esperanza. Si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. El Señor mismo, con voz de mando, con voz de arcángely con trompeta de Dios, descenderá del cielo. Entonces, los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros, los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. Por tanto, alentaoslos unos a los otros con estas palabras. I Tesalonicenses 4:13-18

Os digo un misterio: No todos moriremos; pero todos seremos transformados,  en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta, porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles y nosotros seremos transformados, pues es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción y que esto mortal se vista de inmortalidad.I Corintios 15:51-53 [Isaías y Moisés nos clarifican lo que es un misterio. Veamos: He aquí, ya se cumplieron las cosas primeras y yo anuncio cosas nuevas; antes que salgan a luz, yo os las haré saber. (Isaías 42:9). Las cosas secretas pertenecen a Jehová, nuestro Dios, pero las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre, a fin de que cumplamos todas las palabras de esta Ley (Deuteronomio 29:29)]

El chance de no ver muerte es únicamente para los que estén vivos en Cristo al momento del arrebatamiento, por eso Pablo usa la palabra misterio, ya que eso anteriormente no estaba revelado o manifestado. Antes y después del arrebatamiento de los creyentes, continua en vigencia la sentencia que todo ser humanos debe morir. Génesis 3:19, Hebreos 9:27, Eclesiastés 12:1-7 y 1 Corintios 15:21-22.

Después de esto miré, y vi que había una puerta abierta en el cielo. La primera voz que oí era como de una trompeta que, hablando conmigo, dijo: «¡Sube acá y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas! Al instante, estando yo en el Espíritu, vi un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado. Apocalipsis 4:1-2 [Note que el cap. 4 es el que sigue al 2 y el 3 y en estos es que se da el tiempo de la iglesia]

Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Efesios 4:30